Se ha producido un error en este gadget.

lunes, 31 de mayo de 2010

take me home

is
"ojalá nos quedásemos en Nantucket para siempre, annie; tú, yo ... y mi perrito!"

domingo, 23 de mayo de 2010

we can only keep on mind our scars

por qué?
Siempre he pensado que en estas cosas no hay tope. Conozco un chico al que tengo agregado y a quien me atrevo a llamar amigo, ya que, aunque hayamos perdido la conversación, serlo lo fuimos, si vale de algo, que tuvo durante un tiempo una frase en el nick que decía "os créeis que todo en la vida tiene un límite, y así vivís todos: limitados". Cuando lo vi por primera vez me di cuenta de que yo vivía sin pensar en topes, límites o máximos. "Así que yo no vivo limitada" pensé.
Pero, y si sí hay límites en algunas cosas? Entonces, un día de estos me voy a estrellar. Voy a llegar al tope y no voy a saber funcionar más allá. Será un accidente tal que dejará cicatriz de por vida. "En esta vida sólo se aprende a base de golpes" me dice siempre mi padre. Pero, quizás sea yo la que, por una vez, no tenga nada que aprender (y no necesite estrellarme).

lunes, 17 de mayo de 2010

fingerprints

es que el alma es muy glotona
"Es que el alma es muy glotona, ya lo sabes."

Mis padres compraron esos enooormes vasos de cristal ... como los que usan en Nueva York para el agua. Es gracioso. Ahí nunca beben agua de botella, te llenan el vaso hasta arriba de hielo y de agua del grifo. Es muy homie. Pero no meriendan, sabes? Los americanos; los ingleses en general. Veo estos vasos y sólo puedo imaginarme llenándolos de leche y metiendo las oreos dentro. Sólo puedo pensar en el bigotillo blanco que deja la leche; tan distinguido. (...) Y ellos no meriendan. Ni siquiera tienen un verbo para eso. ¡Qué tontería! ¿Para qué querrán unos vasos tan ideales para la merienda si no meriendan?
Tantos vasos desaprovechados ...

sábado, 15 de mayo de 2010

heart me

I know I have no heart
L'standby no és un estat sentimental tan dolent. Pensa-ho així: pots tornar a funcionar quan et vingui de gust.

martes, 11 de mayo de 2010

hvarf

El suelo de París
¡Ay!, de verdad, qué bien que estés.